Paco Villarreal

Los balidos de las ovejas eléctricas

Paco Villarreal

Una disculpa si me extiendo en el texto (más de lo de costumbre). No quería escribir sobre el tema, pero esto se está descontrolando cada vez más. Me refiero al apagón que sufrimos en el norte-noreste del país en plena temporada de pingüinos. Suponía que muchos culparían de inmediato y antes de cualquier averiguación al siniestro Manuel Bartlett. También me gustaría culparlo, pero en estos tiempos se denuncian culpas en público que acaban siendo comedias judiciales. No parece buen tiempo para hacer justicia. Y eso se nota sólo con ver la legión de sinvergüenzas que han amarrado o andan amarrando candidatura en sus partidos, en otros partidos, o en otros remedos de partidos, o así nada más, tanteando el agua a los elotes en alguna consulta “democrática” interna o candidatura independiente. Me indigna (sí, a veces me indigno, cuando joden las reumas) el descaro con el que la crema y nata de la corrupción, el latrocinio, el cinismo y la impunidad, ahora resultan los valerosos defensores de la democracia. Hacen uso diestro de ambos índices: uno para acusar al gobierno federal hasta de la derrota de Rayados, y el otro para revolearlo juguetonamente en la boca de los incautos que lo chupan con fruición de becerro.
Creo que fue Jesús el que dijo la conocida frase: “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”. Bueno, yo dije “conocida” no “comprendida”. Respetar eso nos descarta a todos, pero aun así podemos cargar con pecados y arrojar piedras. Cuestión de fundamentar nuestra pedrada con argumentos más sólidos que la piedra, no con nuestra fantasía cómicamente sediciosa que, por cierto, no ejercimos en otros tiempos, cuando nos tragábamos el parte oficial como de niños el jarabe, haciendo gestos, pero bien calladitos.
Desde que el presidente López nombró a Bartlett como mandamás de la CFE, no han faltado críticas. El propio don Andrés debe tener razones de sobra para desconfiar de ese personaje. No lo hizo. No sé por qué. Yo, ignorante que soy, por ninguna parte le veo la capacidad como para dirigir una paraestatal de esa naturaleza. Por supuesto, torpe y todo para dirigir el tránsito de los electrones, no tiene a la mano el botoncito para apagar y encender la luz en varios estados, y si lo tuviera, no es tan torpe como para juguetear a lo tonto con él, justo en el inicio de la campaña nacional de vacunación. Nadie en CFE puede, así nada más, girar la orden de apagar el foco a millones.
Aun así, antes de que se tuviera una idea de la dimensión del corte de energía, ya se señalaba con burlas y con melodramáticas rabietas a Manuel Bartlett, al Presidente, a la 4T, a Morena, y de refilón a sus oportunos aliados pluripartidistas. Nadie, que yo sepa, se preocupó en darle una repasada en las condiciones en las que quedó la CFE luego de la devastadora “reforma energética”. Nadie recordó que desde muchas horas antes, en Texas ya se advertían cortes debido a la tormenta invernal y, además, se hablaba de racionamiento. Nadie ha reparado en nada más que no sea su condicionamiento pavloviano de ladrar al escuchar la campanita.
El “apagón”, primo hermano de los que sufre también Texas, expone allá la dependencia, acá la urgente necesidad de reestructuración de los sistemas de generación energética. Aguanta una crítica puntual y dura, pero no con la boca fácil del prejuicio, la insidia, el oportunismo político ni la defensa cómica y comedida de intereses oligárquicos.
Es verdad que el sistema de generación eléctrica en México es muy deficiente y la energía cara. Recuerdo que una de las promesas de la reforma energética de EPN fue precisamente abaratar la energía. Lo único que se pudo ver de aquella reforma fue una privatización encubierta, favoreciendo a empresarios mexicanos y extranjeros. Ese apagón ya tiene varios años, y muchos de los encandilados con el reciente apagón se no se quejaron entonces, ni se quejan hoy. Algunos hasta pretenden reivindicarlo. No me convence aún la posición del gobierno federal sobre la generación de energía, pero me convence menos quedar dependiendo de las tarifas impuestas por vándalos privados, nacionales o extranjeros. Ya lo vivimos con el gas natural doméstico. Y claro que cualquiera con buena intención apuesta a las “energías limpias”; sólo los cínicos lo hacen para justificar negocios sucios.
Respecto al corte del suministro de gas desde Texas, no sé los motivos reales del corte, sí veo nuestra dependencia de combustibles fósiles y contratos leoninos. El comunicado de CFE culpando a los ductos fue ambiguo, porque el gas natural requiere abajo de 100 grados Celsius bajo cero para condensar, y los ductos, si fueran de acero, requerirían entre 20 y 30 grados Celsius bajo cero para debilitarse.
Me quedo con una curiosa reminiscencia. Aquellos tiempos en que se podía culpar a cualquier pobre mujer por una mala cosecha o porque se agrió la leche. Tiempos cuando la condena era, normalmente, la hoguera. Y pues sí, Mr. Dick, los androides no sólo sí sueñan con ovejas eléctricas, también les enseñaron balar a agitarles la batuta. Una forma bastante efectiva de abaratar el debate público sobre temas nacionales que debe resultarle muy cómodo y hasta divertido al presidente López. Lo que no hay qué olvidar es que, si esa forma de debate nacional se impone, así será en adelante: la presunción de culpabilidad como prueba indiscutible de la culpa. Una dictadura, no la de la 4T, sólo sin T alguna.
Por lo pronto, nos queda una experiencia, a ver si esta sí la entendemos y asimilamos: No hay pobreza más solemne que la de no tener energía eléctrica o dinero para pagarla. ¿Apoco no se sintieron casi indigentes? Como lección para la sociedad, es bastante edificante.
ANEXO: Recién leí con López Dóriga una nota sacada de El Financiero culpando a México por el desabasto de gas que causó el apagón, exculpando naturalmente a Texas (que también ha estado a oscuras). En resumen, la nota sustentaría lo que en periodismo llamaría una “respuesta inducida”: que México debe pagar el gas al precio que le impongan, explotar sus reservas, y ceder ante las empresas extranjeras y privadas para que, se generen energías “limpias”. Pero eso de “energías limpias” es un dogma para los ingenuos, la contaminación sólo es distinta, focalizada y, eso sí, susceptible a investigar cómo reducir su impacto (eliminarlo es imposible). Esas energías “limpias”, también “limpian” espacios productivos en el agro, irrumpen en rutas migratorias de peces y aves, generan desechos de difícil manejo, ruido y emisiones electromagnéticas… Hay un impacto negativo adicional, económico, pero es demasiado complejo y esotérico para meterlo a la discusión en el rebaño “on line”. Lo interesante es que todos estos inconvenientes no son “visibles” desde el espacio urbano, esa ágora volcada en las redes sociales en donde se levantan consensos democráticos “documentados y razonados”. Inconvenientes que un campesino, un pastor, un pescador, sí reconocen de inmediato por instinto.

(Visited 6833 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *