Estrecha Putin asedio… sobre rusos

Irreverente

Plácido Garza

Les platico: la historia es larga. Prometo contárselas luego. El asunto es que estoy teniendo acceso a información de primera mano acerca de lo que ocurre en suelo ruso, gracias a dos ex compañeros cubanos de uno de los afamados cursos de actualización sobre estadística aplicada a medios de comunicación, que se impartían en Moscú hasta antes de la invasión a Ucrania.

Bueno, gracias a ellos y también a otros contactos que hice durante mi estancia en los dominios del “Zar Vlad”, como le llaman a Putin en la clandestinidad de las calles moscovitas.

Esto que les voy a platicar como adelanto -luego vendrán los escalofriantes detalles- proviene de esos dos doctores cubanos en estadística aplicada, a quienes les pilló la guerra en suelo ruso.

También baso este artículo en los “despachos de guerra” de un músico de fama mundial que está huyendo en estos momentos rumbo a la República de Georgia y a una mujer que opera -operaba, más bien- en San Petersburgo como traductora simultánea del ruso al inglés.

No puedo revelar sus nombres, porque pueden ser fácilmente encontrados por los servicios rusos de inteligencia y aunque todavía tienen libertad para salir del país, temen no tanto por su seguridad, sino por la de sus familiares.

Así que, ¡Arre!

NUEVA LEY RUSA

Por iniciativa del “Zar Vlad”, su gobierno totalitario ha introducido una nueva ley que aplica sobre o que ellos llaman “diseminación de información falsa” sobre todo lo que rodea a la invasión de Putin sobre Ucrania.

Primera precisión: no es propiamente una invasión de Rusia a Ucrania, es de Putin y los esbirros que le ayudan a controlar su gobierno interminable.

Apenas cayó la URSS en 1991, Boris Yeltsin fue el primer presidente formal de la “nueva Rusia”.

Al renunciar a su mandato, Putin le entró al quite.

Su primero y segundo mandato fue del año 2000 al 2008. Antes fungió como director del Servicio Federal de Seguridad, la temible y oscura FSB, que ocupó el lugar de la igualmente siniestra KGB.

Tras ocupar ese puesto se auto erigió como secretario del Consejo de Seguridad.

Asumió la jefatura del gobierno tras la renuncia de Yeltsin.

Comenzó con un interinato y en el 2000 fue electo para su primer periodo como presidente.

Entre ese año y el 2004 construyó las bases del poder central que hoy ejerce, al adueñarse de lo que en México serían los tres poderes.

Unificó las leyes de Rusia, al modificar las leyes locales que no “casaban” con las federales. Llegó incluso a eliminar las que se oponían abierta o sutilmente a su poder central.

Al concluir sus primeros cuatro años fue reelecto para su segundo mandato, del 2004 al 2008.

Fue en ese periodo cuando decretó el aumento de salarios a los maestros y médicos, lo cual le ganó la subordinación de dos de los más importantes sectores laborales de Rusia.

La constitución rusa indicaba que un presidente solo podía ejercer el poder en dos periodos consecutivos.

Por eso, en agosto de 2007 Putin designó a Dmitri Medvédev como su sucesor. El “Zar Vlad” se autonombró en ese lapso como “primer ministro”.

Entonces, el poder lo ejerce desde hace 22 años.

Su poder arrancó adueñándose mediante sus testaferros, de las estaciones de televisión del país.

ES LA LEY, ES LA LEY

La ley sobre “diseminación falsa” amenaza a sus propios compatriotas con multas del equivalente a $15,000 dólares pagaderos en rublos -obvio- la devaluada moneda que ha perdido más de un 30% de su valor desde la invasión.

Además -y esto es lo más terrorífico- con penas cárcel hasta por 15 años, lo cual, en las prisiones rusas equivale a una pena de muerte.

Esta ominosa ley está corriendo ya en Rusia y va dirigida principalmente hacia la comunidad de artistas e intelectuales que están en suelo ruso o en cualquier otro país al que han huido o donde los atrapó la guerra.

Los principales destinos de quienes están escapando de Rusia son Armenia y Georgia.

Pero a pesar de que en apariencia están allá a salvo, quedan atrás sus familiares y por ellos, los depositarios de esa ley temen por la vida de padres, hermanos y otros miembros de sus familias.

Por las fuentes a las que me refiero me enteré hoy que ya se dieron los primeros casos, de padres de artistas a los que el gobierno ruso les ha confiscado sus pasaportes.

Ante eso, los que estaban ya en la las fronteras armenias o georgianas han tenido que regresar a Moscú y San Petersburgo -principalmente- para hacerse cargo de la situación de sus padres.

“NO SOMOS POLÍTICOS, SOMOS ARTISTAS”

Así literalmente me lo dijo un famoso violinista, que cada semana tenía hasta cuatro concierto contratados en todo el mundo.

De un día para otro, esos conciertos le han sido cancelados debido al boicot de Occidente.

EIT, ESTÁN DÁNDOLE EN LA MADRE A LOS RUSOS, NO SOLO A PUTIN

Y aquí viene la primera llamada de atención a los que están estrechando el cerco financiero y económico sobre el “Zar Vlad”: se están llevando entre las extremidades inferiores a rusos que se oponen a las intenciones expansionistas del tirano invasor.

Uno de esos casos, que cito por su nombre porque él mismo lo hizo público, es el del ex director del Teatro A Scala, de Milán, Valery Gergiev, quien no pudo manifestarse en contra de la invasión, por los motivos arriba señalados.

Pero hay otros, muchos más, que siguen en suelo ruso y que me pidieron no revelar sus nombres, si acaso algunos aceptaron que solo citara sus nombres, más no sus apellidos verdaderos ni sus específicos oficios.

Y MIENTRAS TANTO EN MÉXICO

El vuelo AFL 159 del avión SU159 de Aeroflot despegó sin novedad la noche de ayer desde Cancún con destino Moscú.

Iba hasta el tope, principalmente de ciudadanos rusos, de países vecinos y uno que otro mexicano aventurero.

Aquí les presento el screenshot de la pantalla de uno de los operadores, que me la pasó subrepticiamente.

Esto significa que también en lo que concierne a vuelos, México no está participando en el boicot de Occidente contra Rusia.

Reitero, ojalá el boicot fuera contra los muchísimos intereses del “Zar Vlad” y no contra los rusos, pero no es así, las naciones afines a EEUU cogieron parejo.

No pretendo juzgar si la medida ordenada por el presidente López Obrador es justa o no, solo refiero los hechos, para que mis lectores se formen su propia opinión.

AHÍ VIENE LO BUENO. PERDÓN, LO PEOR

Mis fuentes dentro de Rusia coinciden en advertir sobre los alcances del asedio de Putin sobre sus propios conciudadanos.

Una medida que está siendo analizada hoy por el “heredero de Stalin” -por sus acciones políticas, es eliminar las comunicaciones desde suelo ruso por cualquier vía electrónica, con el mundo occidental.

Esto podría ocurrir si una sola medida es aplicada por EEUU y sus aliados: la expulsión de Rusia del sistema SWIFT de transferencias bancarias, que agrupa a más de 10,000 bancos en todo el mundo.

Sobre este punto hay incluso mala información o falsa. Un connotado empresario con quien charlé ayer me aseguró que los bancos rusos ya habían sido expulsados del SWIFT.

Esto no es cierto, al menos, no todavía y ahora sabemos lo que el “Zar Vlad” planea ejecutar si tal medida se concreta.

CAJÓN DE SASTRE

“Que el Dios de Spinoza nos agarre confesados”, casi reza la irreverente de mi Gaby, mientras desgrana en sus manos el primero de los dos Rosarios del día…

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

(Visited 541 times, 1 visits today)

About The Author

Plácido Garza Presidente del portal noticioso www.detona.com Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Creador de la primera plataforma de BigData en México. Escribe diariamente su columna IRREVERENTE para prensa y TV de medios nacionales y de otros países. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *