Gobierno defiende al p3nd3jo y corre al talentoso

Irreverente 

Plácido Garza

Les platico: 

Qué bueno que no trabajo para el gobierno, porque si no, por haber criticado al idiota funcionario menor de la SEP, Marx Arriaga -que dijo que quienes leemos por ocio somos casi enemigos de la patria- me hubieran corrido, como sucedió con mi amigo Jorge Hernández.

Este es el artículo que publiqué al respecto del tema. Mi alusión al p3nd3jo ése Arriaga aparece al final:

https://detona.com/articulo/esta-usted-de-acuerdo-con-meter-la-carcel-un-politico-que-robo

Perdón por la digresión. Sigo:

Qué bueno que no trabajo para el gobierno, porque si no, por haber publicado que lo que pontificó en una conferencia el tal Marx Arriaga fue una soberana 3stupid3z, me hubieran corrido, como sucedió con mi amigo Jorge Hernández.

Otra digresión: no entiendo como la Maestra Claudia Padilla Cerón, directora en funciones de la Escuela Normal San Felipe de Progreso, firmó el diploma con que premiaron al mentado Marx Arriaga, por haber dictado su “docta conferencia” en la cual dijo con todas sus letras  que “leer por ocio es un acto de consumismo capitalista”.

Continúo:

Qué bueno que no trabajo para el gobierno, porque si no, por haber señalado la babosada que le publicó El Universal al funcionario de la SEP, Marx Arriaga, me hubieran corrido, como sucedió con mi amigo Jorge Hernández.

Va una nueva digresión: 

Óyeme, baboso, sí, tú, que eres un fugado tonterillo -perdón, tinterillo- que ni a bibliotecario llegas, por favor dime si quienes leen para otros propósitos que no sean el ocio, son adalides de la patria, y lo contrario los que según tú somos traidores al marxismo con el que te contaminaron tus ocurrentes padres, al registrarte con puros apellidos y olvidándoseles ponerte nombre, en la pila del Registro Civil a donde te llevaron para dar fe legal de que naciste.

¿A poco para ser fieles a la patria debemos traer todo el día bajo el sobaco, un ejemplar viejo de “La Jornada”, como lo hace el próximo a ser demandado ignorante confundillo rojillo del carrillo amarillo, que alucina con que mi BigData es un acto de espionaje?

Finalmente, qué bueno que no soy funcionario de gobierno, porque si no, me hubieran corrido, como lo hizo Enrique Márquez, director ejecutivo de diplomacia cultural de la SRE, en contra de mi amigo Jorge Hernández, quien hasta antes de haber publicado el artículo que reproduzco abajo por CRESTOMATIA de Milenio, se desempeñaba como Agregado Cultural en la Embajada de México en España y director del Instituto México en la misma legación. 

Última digresión: el Canciller Marcelo Ebrard ni cuenta se ha de haber dado de la p3nd3jada cometida por el glúteos prontos y lamesuelas diplomáticas Enrique Márquez, quien corrió al bueno y defendió al p3nd3j3t3 Marx Arriaga, que ni siquiera trabaja en la SRE, sino en la SEP. 

Lean ustedes el bodrio de comunicado oficial con el que Márquez cometió semejante desatino.

Este es el gobierno de la 4T en toda su expresión: premia con puestos dentro del gabinete a inútiles como el citado Marx y desecha al talento.

CAJÓN DE SASTRE

“Esa es la libertad de expresión que NO existe dentro del gobierno republicano de la 4T; qué mugrero”, dice la irreverente de mi Gaby, haciendo un impass en la lectura de ocio de su libro en turno. 

PUBLICAR ESTE ARTÍCULO LE COSTÓ EL PUESTO A MI AMIGO JORGE HERNÁNDEZ.

Lo reproduzco por CRESTOMATIA de Milenio.

Por placer

JORGE F. HERNÁNDEZ

05.08.2021

La hija de Marx (Karl) hizo la primera traducción al inglés de Madame Bovary y a mí me conmueve imaginar que en la desvencijada mesa del comedor familiar había cuartillas de la prosa pura de Gustave Flaubert revoloteando al lado de las hojas que caían como otoño cerebral del padre preocupado por la lucha de clases, la plusvalía y el ejército industrial de reserva… y supongo que no faltará el Marx o marxista que argumente que Jenney Julia Eleanor Marx tradujo la vida loca de Emma Bovary para apuntalar la crítica a la frivolidad burguesa, a la oxidada sociedad campirana y demás dijes del capitalismo consumista.

¿O no? Quizá Eleonora Marx tradujo a Flaubert por ganarse un dinerito y ayudar a poner comida sobre la mesa de los Marx sabiendo que también traducía por el mero placer de navegar esas páginas que han de ser leídas por sécula seculórum, por obligación en ciertas escuelas, por intriga y curiosidad de alguna mujer fogosa, por algún personaje judío y en fuga soñado por Woody Allen… o simplemente por placer.

Por supuesto que se puede leer bajo la muy ideologizada militancia del errado o confundido bibliotecario improvisado que acaba de clamar algo en torno al consumismo capitalista como afán opuesto a quienes creen que leyendo reviven Playa Girón o las heridas de Camboya, cuando en realidad su tufillo más bien apesta a Pol Pot (que no es precisamente un guiso inglés), ese demente que pintó en letras rojas la condena fanática contra todo aquél que llevara lentes, gafas o quevedos de diversa dioptría “pues revelan que se trata de un lector”.

Por supuesto que se puede exhortar al populis a que lea por adiestramiento, por memorización, por inculcación ideológica y como ungüento de uniformidad, pero yo parto aquí una lanza en favor de quienes leemos por insomnio, para viajar sin maletas a cualquier paisaje y sin reloj a cualquier hora y época; hablo de los que leen en voz alta para compartir una trama y los que leen en silencio para hablar con dioses, ligarse a una musa o matar a un tirano… y hablo del que lee por pendejo porque no lo queda de otra y el que lee las instrucciones para no dejarse engañar con un electrodoméstico y por supuesto por la niña que se talla los párpados en el instante luminoso de una línea donde un adolescente lee que es escrito como mago de maravillas en el libro que lee un anciano al que le leen en el asilo lo que una viejecita escribió en su juventud para dejar aclarado ya para siempre que en el fondo se lee por placer y diversos placeres se quedan en pura lectura así sigan babeando las recuas increíbles de advenedizos absolutamente ilegibles.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

(Visited 544 times, 1 visits today)

About The Author

Plácido Garza Presidente del portal noticioso www.detona.com Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Creador de la primera plataforma de BigData en México. Escribe diariamente su columna IRREVERENTE para prensa y TV de medios nacionales y de otros países. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *