La historia de un alcalde amedrentado

Plácido Garza

Les platico: Al alcalde de San Pedro Garza García, N.L, que busca reelegirse, no se le ocurrió otra que mandar a sus hordas a amedrentar a los vecinos para que desvirtúen las tres publicaciones -y vienen más- que han destapado la cloaca de su “administración municipal”.

Y contra lo que podría creerse, no se trata de uno de esos pueblos perdidos en la sierra chica o baja de Guerrero, sumidos en la pobreza, la ignominia y el olvido, sino en uno de los más ricos de América Latina y con mayor riqueza de México.

Wikipedia se equivoca al decir que es además el que tiene la mayor (mejor) calidad de vida nacional. Eso no es cierto, y se los dice un sampetrino otroramente orgulloso de serlo.

Estoy pensando seriamente hacer uso del derecho de réplica que ese sitio ofrece a sus lectores para que me hagan el favor de cambiarlo.

En sus afanes reeleccionistas acumula un rosario de irregularidades que son producto de un ansia de poder que no reconoce periodos de mandato.

Es que la corrupción y el ansia de poder están hermanados y en México son transexenales.

Para amolarla de acabar, el problema se vuelve icónico cuando resulta que el alcalde de marras no es priyista, ni panadero ni morenista ni arrancado de cualquier otro de los partidos rémoras o floreritos de adorno que pululan alrededor de los fondos que nuestros impuestos les proveen multimillonariamente en tiempos electorales.

Se llama Miguel Treviño, es egresado de las filas del corruptazo gobernador que aún padece Nuevo León -El Bronco Jaime Rodríguez- y en el mejor de los casos se hizo de la alcaldía de SPGG por razones similares por las que AMLO llegó al poder: démosle una oportunidad al independiente y quitémosla a los panistas que llevaban no sé que tantos años al frente de dicho municipio.

En su círculo más cercano dice sin ambages que le choca ser comparado con el presidente de México, pero adolece de las mismas o peores mañas.

Y lo que les voy a platicar en seguida es prueba de que no solo se le parece, sino que lo supera, quizá no en cuantía, sino en intenciones.

Ganó las elecciones abanderado por el amarillo/verde-fosfo de una campaña muy mallativa, que sedujo a la mayoría de los 133,820 habitantes que tiene.

Quiso así pintar raya del color morado -o algo así- del “independiente” Bronco, a pesar de haber sido parte de su equipo entre 2015 y 2016.

A los integrantes prominentes de su campaña que por sus nombres le ayudaron a ganarla, les colocó en puestos clave de su administración.

Uno de ellos fue José Mario Garza Benavides, de cepa panista y empresarial, con harta experiencia como dirigente de Coparmex y que formó parte del equipo de alto rango en Pemex, cuando gobernaba a México un panista.

Ocupó la Primera Regiduría del Cabildo de SPGG y se opuso a muchas de las decisiones ordenadas por Miguel Treviño, por dirigirse contra la ciudadanía, como la eliminación de las partidas presupuestales que estaban asignadas a las juntas de mejoras de las colonias.

José Mario, Marcela Dieck y Ernesto Chapa, fueron de la minoría en el Cabildo que rechazaron el endeudamiento propuesto por Miguel, por más de $400 millones de pesos, a pesar de haber recibido de Mauricio Fernández -su predecesor- más de $1,000 millones en la Tesorería del municipio.

El 29 de diciembre de 2020, José Mario fue removido de su cargo por órdenes de Miguel y le suplió Mauricio Sada, incondicional suyo, que era una especie de City Manager y que a su ve fue reemplazado por María del Roble García, otra leal del alcalde.

Para mayor seña, Mauricio es propietario del “Corruptour”, el camión escolar importado de EU que recorría calles de la CDMX y de Monterrey mostrando a sus ocupantes las “obras emblemáticas” de las corrupciones de los gobernantes de ambas ciudades.

El mismo armatoste fue pintado del amarillo/ verde fosfo mallativo emblemático de Miguel, y le pusieron el nombre de “El Guerrero”, que le servía de propaganda, ya no porque después de mi publicación lo retiraron de circulación.

José Mario y Ernesto acaban de atestiguar ante la Fiscalía Anticorrupción que investiga el convenio entre el municipio de SPGG y Telmex para el soterramiento de cables en la Calzada Del Valle.

La carpeta de investigación fue integrada por la denuncia de seis regidores que argumentan la ilegalidad de ese convenio porque no fue sujeto de aprobación del Cabildo.

Platiqué con José Mario y Ernesto y me dijeron que la fiscalía tiene suficientes pruebas de que dicho acto violó la ley; tienen la certeza de que les van a dar la razón y en su caso, aún ganando la elección, Miguel sería separado del cargo.

En seguida, Miguel sería separado del cargo; luego, el nuevo Cabildo propondría al Congreso de NL a un alcalde sustituto y ¿saben qué? como no tendría a ningún diputado local que metiera las manos por él, dicha propuesta no sería aceptada y entonces…

Miguel terminaría en forma abrupta su “2º período como alcalde” y prácticamente quedarían enterradas sus aspiraciones políticas… y también las de su broncudo papá, ex funcionario federal por corto tiempo en el gabinete de uno de los dos presidentes panistas que ha tenido México.

CAJÓN DE SASTRE

“Así se las gastan nuestros políticos, aún los que presumen de su pedigrí y de su ´noble cuna´. Está bien visto que amedrenta el amedrentado”, dice la irreverente de mi Gaby.

(Visited 22 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *