O tiene mala memoria o miente

Irreverente

Yo creo lo segundo

Plácido Garza

De un tiempo acá, los guionistas que escriben sus discursos -muy mal leídos, por cierto- han machacado con que Adrián de la Garza fue procurador en la etapa más insegura de Nuevo León y que si pudo aplacar a los malosos desde ese puesto, cuantimás como gobernador.

Les platico nomás un botón de muestra de que lo que dice es puro cuento. ¡Arre!

El viernes 7 de febrero de 2012 fue secuestrado y asesinado a las pocas horas, quien era distinguido panista en NL, Hernán Belden.

Ese día fue interrumpido en una cita que tenía con su sicóloga, por una llamada de cierto personaje que hoy es diputado local por el PAN y del cual me ocuparé más adelante.

Quince minutos antes de terminar la sesión salió del consultorio en la Clínica San Francisco de la Colonia Los Doctores, y al bajar desde el cuarto piso, al llegar al estacionamiento, fue copado por dos tipos.

Como pudo, marcó por su BlackBerry a un amigo, Edelmiro Sánchez -qepd- y alcanzó a decirle: “me están secuestrando”.

En la grabación de esa penúltima llamada se alcanza a escuchar que exclama en tono de súplica: “no le hagan nada a mi familia”.

Los videos de las cámaras de seguridad del edificio fueron desaparecidos por los ministeriales al mando de la procuraduría de justicia del Estado de NL, y por consecuencia, hasta la fecha no se tienen las imágenes del momento del secuestro.

El procurador en ese año era Adrián de la Garza y los familiares recurrieron a todas las instancias legales posibles para exigir el esclarecimiento de los hechos.

Es que, Hernán y sus captores, al salir del edificio de la Colonia Los Doctores, enfilaron por Morones Prieto directamente hasta el motel El Pedregal, ubicado a por la avenida Clouthier, a escasos metros de las oficinas de la constructora Vidusa.

Ahí sí se obtuvieron los videos del establecimiento y en uno de ellos se alcanza a ver la mano del conductor que paga $350 por la habitación asignada.

Esa mano no era la de Hernán, pues no traía puesto el reloj que no se quitaba ni cuando se duchaba.

Este dato es importante, porque los informes oficiales de la policía ministerial al mando de la procuraduría de la que Adrián era el titular, señalan que Hernán entró solo a la habitación, permaneció ahí 20 minutos y luego salió del motel.

Aquí se percibe la manipulación de los datos filtrados a la prensa.

Pero resulta que tuve acceso a información de primera mano de quienes estaban atendiendo el motel y éstos atestiguan haber visto en la Land Rover verde equipada con blindaje nivel 4, a tres personas y no a una sola como señala el reporte oficial de la procuraduría.

Además, cuento con el testimonio de gente muy muy cercana a Hernán que me asegura -de nuevo- que la mano que sale por la ventanilla pagando la lana del cuarto, no es la de él.

Otra vez, el reporte oficial de la procuraduría del Estado señala que al salir del motel, la camioneta de Hernán fue cerrada por cuatro camionetas con hombres armados a bordo.

Según los testimonios recabados en la grabación de su penúltima llamada por el celular que portaba, el panista le dijo a su amigo que estaba siendo secuestrado.

Hubo una última llamada desde su BlackBerry:

El mismo viernes, alguien uso su teléfono portátil y se comunicó con Oscar, el ex suegro de Hernán, para decirle que estaba bien y pedir una fuerte cantidad de dinero para liberarlo.

Oscar respondió que antes de seguir adelante necesitaba saber que su yerno estaba vivo y como prueba le preguntó a su interlocutor, le dijera el nombre del lugar dónde conocieron Hernán y su entonces esposa, María.

Los captores colgaron y no volvieron a llamar.

El martes 11 de septiembre apareció el cuerpo de Hernán en un paraje de la Huasteca. Los informes forenses indican que tenía cinco días de haber muerto.

Fue asesinado el mismo día en que lo secuestraron.

Sobre el móvil sigue habiendo muchas conjeturas, que apuntan algunas hacia la dirigencia estatal del PAN, debido a que Hernán estaba escalando puestos en detrimento de uno de quienes todavía hoy mangonea a ese partido en NL.

También de esa línea me ocuparé después.

Hoy, quiero destacar cómo quien fuera procurador de justicia en NL y hoy quiere ser gobernador, no pudo resolver ese crimen y no solo eso, sino que manejó versiones muy distintas a las que en este artículo he mencionado.

Como decían los periodistas de la época: seguiremos informando.

CAJÓN DE SASTRE

“Para empezar, no hay verdad en el discurso de Adrián respecto a que con él la procuraduría dio resultados. Aquí está un caso que sigue insoluto después de 9 años… y hay más”, dice la irreverente de mi Gaby.

(Visited 1955 times, 1 visits today)

About The Author

Plácido Garza Presidente del portal noticioso www.detona.com Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Creador de la primera plataforma de BigData en México. Escribe diariamente su columna IRREVERENTE para prensa y TV de medios nacionales y de otros países. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *