Obed Campos

Las sábanas de Bartlett y de Nahle

Por: Obed Campos

La luz se volvió a ir de mi casa a eso a las 18:00 horas de ayer lunes. Son las 9:27 am cuando esto escribo y apenas los focos van abriendo los ojos, lo cual significa que la querida Comisión Federal de Electricidad nos dejó sin calefacción.

Y sí, qué pecado el mío al no pensar en tantos y tantos compatriotas que no tienen donde meter la cabeza y menos taparse.

Pero así, mientras mi familia pasó una larga noche negra Manuel Bartlett y Rocío Nahle, los reyes de la energía en México, se lo aseguro, se taparon con cobijas de seda en sus mansiones.

Lo que no se nos puede olvidar es que este (que dicen que todavía no acaba y que van a seguir cortando la luz al menos por 24 horas más) es el segundo macroapagón que afecta a la vida nacional. Y ahora pretextaron el asunto del clima, como si nunca hubiera helado en los Estados Unidos igual que la vez pasada pusieron de pretexto el incendio de unos pastizales.

Ayer, antes de que mi celular se quedara sin pila, logré hablar con un experto en energía quien me explicó que el verdadero problema radica en el precio del gas, el cual se disparó de 2.23 dólares por millón de BTU’s a 183 dólares por la misma cantidad y en menos de 4 horas.

Este fenómeno pasó el domingo, lo que puso a trabajar a los expertos en esos temas bursátiles para ofrecer una estrategia para los próximos días.

Mi cuate me dice que lo peor no es el apagón en sí, el cual acarreó pérdidas, sino que hay muchas  empresas que no se dieron cuenta del aumento a tiempo pero ya se enterarán en cuanto les caigan los nuevos cobros de sus consumos.

Va a haber varios infartados entre los consumidores de gas natural, que son cientos o miles de negocios.

¿Y qué tiene que ver el gas con lo de la CFE? Ah, pues la falla de suministro eléctrico se debió a lo mismo pues mucha de la energía que se consume viene de plantas de generación de ciclos combinados en base a Gas Natural.

Mi experto consultado, me dice que por otra parte se encuentran fuera de operación miles de generadores de energía eólica que no tenían instalados sistemas anti congelantes, pues por su posición geográfica, en la planeación se pensó que no los requerían y esto viene a complicar más la situación.

Para “los civiles” mucha gente no se dio cuenta del problema y continuó con su consumo normal, de gas, desafortunadamente se van a dar cuenta cuando reciban su factura lo cual augura otra tragedia, porque los consumidores de gas natural de casas particulares están destinados a pagar más, por aquello de que se promedia el precio así el combustible.

Los que se salvan temporalmente son los consumidores de gas L.P. pues compraron barato por adelantado.

Mientras tanto me pregunto, en qué soñarán Bartlett y Nahle en sus tibios lechos…

obed@sdpnoticias.com
@obedc

(Visited 4874 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *