Yo no soy pambolero, por ti seré

Por: Obed Campos

De acuerdo a la página definacion.com, un pambolero es una “persona que disfruta del deporte más hermoso del mundo (futbol), puede ser como espectador o como jugador…”

Y aquí empieza el detalle, porque tanto como calificar al futbol como “el deporte más hermoso del mundo”, me parece que es cuestión de gustos y en gustos se rompen géneros (aunque también por el futbol se rompen hocicos, por aquello de que no acabamos de ponernos de acuerdo).

Pues bien, no sería la primera vez que me meto en líos o en camisas de once varas (como bien se intitula mi columna) porque yo siempre me he declarado si no antifutbol, si “no aficionado”, pero nunca me han roto el hocico por esta razón, aunque sí por otras.

Y como en ese tipo de polémicas acaban en pleito de cantina, pues prefiero no dar mi opinión para no meterme en líos, pero hoy es diferente, porque hoy lunes se juega la final de la Liga Femenil Mx, y como bien apunta el experto de esos temas, Jaime Matamoros, “no hay mañana” para los equipos femeniles de Tigres y de Rayados, que, a pesar de ser integrados por puras chavas, siguen ostentando el nombre en “masculino”.

Es un orgullo para Monterrey que sean sus dos equipos los que disputen el campeonato, porque esto significa que la copa aquí se queda.

Pero por qué me interesa tocar el tema del futbol femenil, pues porque aunque he visto pocos partidos de los equipos de mexicanas, las muchachas francamente le echan mucho más agallas que los hombres, los cuales, por cierto, están a años luz de distancia… pero en los cheques que reciben.

Además las féminas demuestran que tienen suficiente y más calidad deportiva que los varones, ya que en los encuentros nunca faltan goles y además si alguna sufre alguna caída por un puntapié, no hace faramalla, se reincorpora de inmediato y se va a buscar la bola.

Esto último nada más demuestra quien es más apto o más apta para la confrontación, porque de paso, me parece que en combates como los que ejercen policías, elementos de la Marina o del Ejército, las chavas uniformadas han de dar también el ejemplo.

Oiga, pero a pesar de que no soy aficionado y menos fanático y menos pambolero, siempre disfruto la convivencia de ver un buen partido de futbol, del equipo que sea y, por supuesto, apoyo y le voy a los favoritos de mi familia… Aparte que he comprobado que la cerveza más deliciosa está a la venta en los estadios y no en las cantinas.

Y como hoy son las damas las que van a poner la muestra en la cancha, para demostrar el valor que tienen en los tachones, es que me olvidé de los temas políticos y policíacos, de los cuales me ocuparé mañana mismo.

¡Que ganen las mejores!

obedcampos@gmail.com
@obedc

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

(Visited 427 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *