En Agua y Drenaje: ¿criticar a Samuel y perdonar a los ladrones?

Eloy Garza González

Sobradas razones tiene Samuel García de estar enojado por el déficit financiero de Agua y Drenaje. 

Y sobrada razones tenemos los nuevoleonense de estar muy molestos por la crisis hídrica que vapulea a nuestra entidad. 

Lo que no se entiende es la molestia de algunos críticos contra Samuel García, culpándolo de la crisis financiera de AyD, así como de la falta del líquido vital en Nuevo León, cuando el único culpable de este embrollo es Jaime Rodríguez, “El Bronco”. 

¿Por qué lo digo? Muy simple: se desviaron quién sabe a dónde $18,000 millones de AyD en la administración del “Bronco”. 

Si la utilidad neta anual en ese organismo es de $1,000 millones de pesos, quiere decir que al menos $6,000 millones de pesos no se invirtieron correctamente y más bien se evaporaron. 

La crisis no fue solamente porque no llovió lo suficiente en Nuevo León en los últimos años, sino porque la mafia Corleone se robó mucho dinero público. 

Durante el proceso de transición, el gabinete del “Bronco” le salió con la bonita novedad a Samuel de que solamente habría agua hasta diciembre de 2021. 

Y se lo dijeron cínicamente, muy quitados de la pena. 

El gobernador y su gente arrancaron un programa urgente de suministro de agua y lograron ampliar la distribución del líquido 5 meses más. 

Con todo, los reproches contra Samuel de ciertos medios están cada vez más virulentos. Y si bien tienen pleno derecho de expresarse, no les asiste la razón. 

Los ladrones de esos $18,000 millones de pesos de Agua y Drenaje tienen nombre y apellido. 

¿Por qué los solapan algunos medios y en cambio le echan el caballo encima a Samuel? 

Porque como decía Quevedo en un poema: “poderoso dinero es don Dinero”. 

Y tan poderoso es el chayote, que “al cobarde hace guerrero”. 

Samuel García nos aseguró ayer que para agosto próximo se normalizará el servicio de agua a los hogares y empresas de Nuevo León sin cortes. Llueva mucho o llueva poco. 

Veremos que se cumpla la promesa. 

Además, mediante un plan maestro, Samuel nos garantiza el abasto de agua hasta 2050. 

Falta, por supuesto, que la mafia Corleone regrese lo robado. No por afán de venganza sino de justicia. 

Y porque necesitamos ese dinero para invertirlo no en caballos pura sangre sino en el plan maestro de Samuel: convenios de cesión de pozos, reparación de fugas, instalación de reductores, etcétera. 

Mañana analizaré a dónde va Samuel con este plan maestro y qué conseguiremos con él. 

Por lo pronto, que nadie se pase de listo ni se salga con la suya.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

(Visited 19890 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *