El poder de la denuncia pública Vs. leyes inoperantes

Irreverente

Por Plácido Garza

Les platico: cuando un hombre abusa de la confianza de un hombre, no tiene madre.
Cuando lo hace contra una mujer, no tiene ni madre ni abuela.
Y cuando alguien abusa de quien ya fue víctima antes del mismo servicio por el que ahora es contratado, ese cabrón merece no sólo el escarnio de la opinión pública, sino también ser quemado para evitar que se joda a otros que en estos tiempos, todavía confían en sus semejantes.
En una cruzada personal que ha tenido más eco que el que se oye al gritar “MÉNDIGO” en el Gran Cañón del Colorado, inicié mi propia LISTA NEGRA de malos proveedores de productos y servicios.
En esta caben especímenes de todas las profesiones y van incluso los políticos y burócratas, pues son servidores y proveedores del ciudadano.
Mi primer artículo de esta serie se llamó: “Perro que come huevos (o torta), ni quemándole el hocico”.
El protagonista es un sujeto con antecedentes penales que responde al nombre de Gustavo Meléndez Mazlum, que se ostenta como arquitecto sin serlo y cuyos detalles pueden leerse en las siguientes ligas de dos de los muchos medios donde se publicó:

https://www.detona.com/articulo/perro-que-come-torta-aunque-le-quemen-el-hocico?fbclid=IwAR0aqZ6lMT8RG209bKYfJL4as2pdp9gu6__J-Q2iOJrdfjd5v0U8jKatyTE

https://vanguardia.com.mx/opinion/perro-que-come-torta-aunque-le-quemen-el-hocico-FA460557

¡JAVIER ARQUIETA CASTILLO, A LA REJA!

El que le sigue se llama Javier Arquieta Castillo, es ingeniero y fue contratado por la víctima del primero para remediar el desmadre que le provocó en la construcción de una casa.
Pactaron un 10% de comisión a ser cobrado a destajo en mano de obra y costo de materiales.

Cierto, es 5% menos de lo que cobra el estándar de los buenos ingenieros, pero el tal Arquieta Castillo se desquitó cobrándole a su clienta el doble de lo que realmente les pagaba a los sufridos contratistas y a los peor de fregados albañiles.
Ambos, Gustavo y Javier, operan en el área metropolitana de Monterrey pero como el primero es de Tampico y el segundo está casado con una panameña, presumen alcances nacionales -el primero- e internacionales el segundo.   
Como las leyes mexicanas se mueven al paso de tortuga reumática, hacen gala de impunidad y se dan el lujo -como lo hizo el segundo- de decirle al marido de su clienta, cuando le reclamó su deshonesto proceder:

“Estoy tranquilo, cuando quieras y como quieras nos vemos”

Tal nivel tan chafo de bravata se dio, cuando la clienta descubrió que en todos los pagos que le hizo al tal Arquieta, estaba quedándose con la mitad. Así cualquiera cobra el 10% de comisión en vez del 15%, ¿verdad?

Sus incumplimientos lo hicieron llegar tarde a cuanta cita se armaba para revisar avances. No fue puntual ni para ir a recoger el dinero de las rayas semanales.

Un día el marido le reclamó que no se paraba en la obra y Arquieta Castillo le respondió: “no voy a venir cuando tú quieras”. Mundo bizarro éste, donde el proveedor le pone condiciones al cliente.

Para eternizarse en la obra y volverse indispensable, dio contra órdenes al personal de albañilería para dejar inconclusas las fases del proceso de construcción, de tal forma que la dueña tomó cartas en el asunto, se apersonó diariamente en la obra, contrató por su cuenta a otros proveedores y fue ahí donde salió a la luz el desmadre de Arquieta Castillo.

A toda explicación pedida salía con un revoltijo de explicaciones p3nd3jas, que buscaban abusar de la falta de conocimiento de la clienta.

Cuando finalmente lo despidió -tras exigirle la devolución del dinero que le birló cobrando doble- Arquieta Castillo intentó llevarse a los contratistas encargados de la obra, para dejar sola a quien había confiado en él.

Arquieta Castillo no ha devuelto el dinero con el que malamente se quedó de los pagos a los contratistas y albañiles.

Cansado, el marido contrató una auditoría financiera y de obra a cargo de un contador y de un ingeniero estructuralista, que descubrieron un mar de irregularidades.

Además de estarle fincando responsabilidades penales, recurrieron a este medio para denunciar públicamente a Arquieta Castillo y alertar a otros para que eviten caer en sus garras.

Está bien que la cosa está dura debido a la pandemia, pero no se justifica para nada que vivales de esta calaña se aprovechen de la confianza de sus clientes.

CAJÓN DE SASTRE

“Pfff”, exclama la irreverente de mi Gaby.

.

.

.

.

.

.

.

(Visited 249 times, 1 visits today)

About The Author

Plácido Garza Presidente del portal noticioso www.detona.com Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Creador de la primera plataforma de BigData en México. Escribe diariamente su columna IRREVERENTE para prensa y TV de medios nacionales y de otros países. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *