Los asegunes de Víctor Fuentes

Por: Obed Campos

De la veleidosa salida de Víctor Fuentes al renunciar a su militancia al PAN, se escribieron en su momento, ríos de tinta y se imprimieron muchos kilos (todavía hay quien lee impresos) de periódicos.

Tras 27 años de militancia, el 28 de febrero pasado, Fuentes abandonó el partido que lo hizo diputado, alcalde de San Nicolás de los Garza y senador, y todo porque la cúpula, o sea el mando albiazul, no lo postuló como candidato a la gubernatura de Nuevo León.

Pero de su estrepitosa renuncia a la candidatura en pos de la alcaldía de Monterrey por la coalición Juntos Haremos Historia en Nuevo León, que encabeza Morena y algunos partidos paleros, se acumulan, desde anoche, los terabytes de información.

Lo único que queda claro es que algo no le cumplieron los de Morena, porque de sus berrinches escribí yo el pasado 1 de febrero:

“A ver, eso de que el senador con licencia Víctor Fuentes se haya vendido como la última coca del desierto y ande ofreciendo al mejor postor sus dotes, tiene sus grandes asegunes porque el muchacho no se ha destacado en su corta carrera pública precisamente por tener dotes de estratega electoral y menos por su sapiencia estructural y en esa materia, le lleva años luz de adelanto gente como Miguel Ángel García y hasta el mismo Adalberto Madero, “Maderito”, ex alcalde de Monterrey.

“La foto que causó revuelo el fin de semana pasado todavía sigo sin entenderla. En esa reunión oscurita de Fuentes con Luis Donaldo Colosio Junior y Agustín Basave, también Junior, por donde les busque no hay razón lógica.

“Clara Luz Flores, la líder de las encuestas en las preferencias electorales, acababa de hacer pública la invitación a Fuentes en un video, por lo que todos nos quedamos con cara de “what?”…”

Ya el 13 de enero, mi hermano Eloy Garza había escrito:

“No sorprende que el Partido Encuentro Solidario (nueva versión del PES) ofreciera al panista Víctor Fuentes la candidatura a gobernador.

“Tanto Jorge Ruiz Velazco, dirigente estatal de ese partido como Ernesto Vargas D’Alessio están en la puja de la subasta de candidaturas. Hacen su chamba de fichajes. Y en este draft, Víctor es un jugador con exposición mediática.

“Dicen los jerarcas del PES que Víctor es un político “correcto”. Así lo declaró Ernesto Vargas. Al margen de lo ambiguo del término, Víctor debe quedarse como militante panista.

“Víctor argumenta que los mandamases del PAN lo hacen menos; que su partido le debía la candidatura para gobernador de Nuevo León, porque llevaba muchos años trabajando por ella y se la quitaron. O sea, actúa como en aquel soneto de Lope de Vega: “ir y quedarse y con quedar partirse”…”

Así que, aunque le movió el tapete a tooooooodo el sistema político en la entidad, a mi no me sorprendió la renuncia de Víctor, porque en su ánimo, por lo visto, primero es él, luego es él, y después también es él.

Claro que ridículos y acomodaticios no faltan, y menos en Morena, partido, que al menos en Nuevo León está lleno de bucaneros, y si no me cree, pregúntele a Waldo Fernández, quien de perredista compró una diputación y ahora se siente todo un iluminado por el mismísimo Dios, en eso de la grilla.

Waldo luego luego se acomodó ayer tarde, e hizo circular la especie que él iba al relevo en la candidatura morenaca por la alcaldía de Monterrey.

Pero poco le duró el gusto, porque enseguida se supo, por los canales oficiales, que sería otro ex panista, Felipe de Jesús Cantú, quien tomaría el relevo al bat, como dicen en el beisbol.

No le hace que en los últimos encuentros Cantú haya acabado como las enaguas de abajo, diría mi mamá, es decir, en términos beisbolísticos, bien ponchado.

obedcampos@gmail.com
@obedc

(Visited 1991 times, 1 visits today)

About The Author

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *