Primero Guardia. Luego Guarida y ahora…Guardería Nacional.

Irreverente

Plácido Garza

Les platico: apenas inició el mandato de López Obrador, las policías federales fueron fusionadas en algo que en concepto sonaba muy bien: la Guardia Nacional.

Nomás sonaba bien, porque para variar, el arquetipo que tan bien funcionó en España y Chile fue desvirtuado para atender los intereses políticos y personales de Alfonso Durazo y otros prominentes miembros del politburó de la 4T.

Esos dos países confían la seguridad nacional a cuerpos de origen y naturaleza militar, pero sin ser propiamente del ejército.

Es más, los precursores de ese modelo en España y Chile se opusieron rotundamente cuando varios de sus presidentes intentaron darle a los milicos la patria potestad de las guardias nacionales.

Sus nombres estaban -hasta ahora- perdidos en el anonimato, pero mi BigDatapecó de acucioso, curioso y hasta medio cabrón, cuando encontró en las españolas ciudades de Bilbao, Valencia; en la mexicana Mérida y en las chilenas de Santiago y Valparaíso, a los descendientes de los generales, tenientes y coroneles -en orden de aparición- Antonio Valverde, Agustín Sendel, Ernesto Ariza y la prodigiosa “dama de las armas” Ernestina Espinosa, la única civil entre los militares que crearon lo que en México dio en llamarse Guardia Nacional.

En las mentes de esos personajes, que hoy quiero rescatar del olvido en que vivieron después de muertos -todos- surgió la idea de crear una fuerza de seguridad que tuviera la rigidez disciplinaria y la lealtad también, propia de los cuerpos militares, pero operando como condición sine quanon, con códigos, emblemas y uniformes civiles.

Desde que supe de la intención de AMLO de mandar a la Guardia Nacional a las fauces de los militares, platiqué con nietos e incluso bisnietos de los creadores del modelo y a duras penas logré sacarles de entre las ruinas de sus memorias, las de sus abuelos y bisabuelos.

LEAN ESTO, POR FAVOR

Luego, en un proceso que mi BigData realiza en nano segundos como si pusiera en una mesa virtual cientos o miles de piezas de un rompecabezas, armó lo que les comparto en seguida. ¡Arre! y en este caso, ¡firmessss!:

Una Guardia Nacional nace cuando se vuelve imperioso sacar a los militares de las calles.

El ejército tiene qué entrarle a los trancazos, cuando las policías federales, estatales y municipales -en el lenguaje de México, porque en otros se habla de provincias y regiones- fallan estrepitosamente en la labor primordial de darle seguridad a sus habitantes.

Para gobernadores y alcaldes huevones, incapaces e inútiles, resulta muy fácil pedirle chiche al ejército cuando son incapaces de ocuparse de la seguridad de sus gobernados.

ERROR GRAVE PONER A MILITARES COMO SECRETARIOS DE SEGURIDAD PÚBLICA

Muchos gobernadores y alcaldes han presumido -y lo siguen haciendo- de sus buenos oficios para tirarse a los brazos de los militares y que les hagan la tarea de seguridad.

Incluso ponen a militares retirados como secretarios de seguridad pública y algunos gobernadores y alcaldes tienen la desfachatez de contratar a militares en activo, que son seducidos por los sueldos que el ejército no les puede pagar.

Les tengo una noticia: los manuales que dieron origen a las guardias nacionales en los países donde nacieron como tales, rechazan esto, porque los lenguajes y las tácticas de los militares NO SON NI DE PROXIMIDAD, NI DE PREVENCIÓN. SON DE REACCIÓN Y DE SOLUCIÓN CUANDO EL HECHO YA ESTÁ CONSUMADO.

Perdón que escriba eso en mayúsculas -que en texto equivale a que gritara- pero lo hago para hacerles ver a los que presumen de eso en sus alforjas, que al hacerlo le están dando en la madre al concepto nato de la seguridad pública.

Por eso, yo llamé desde un principio “Guarida” Nacional, a la creada por la 4T, pues fue eso –guarida– de Alfonso Durazo mientras se acomodada y se iba como candidato -hoy ganador- para gobernar en Sonora.

Eso, la Guardia Nacional fue usada por un señor que de seguridad sabe lo que usted y yo sabemos de astrofísica cuántica, como su guarida y ahí están los resultados: el crimen organizado y hasta el medianamente organizado, controlan las gubernaturas del Pacífico mexicano… incluyendo la de Sonora.

GUARDERÍA NACIONAL

Al presidente López Obrador se le olvida -o le vale- que durante sus campañas promovió a través de sus incondicionales, sacar al ejército de las calles.

Mario Delgado muestra en una foto rescatada del olvido por DETONA, su No a la militarización del País.

Sale sobrando reproducir aquí lo que dice el poster que sostiene en sus manos. Véanlo y díganme si eso no es una contradicción falaz a la iniciativa de reforma que enviará AMLO al Congreso de la Unión, para integrar a la Guardia Nacional a la SEDENA.

El punto de turrón a semejante barbaridad intentada por el gobierno de la 4T, se lo está dando el compañero Gerardo Fernández Noroña, quien desde su escaño-púlpito  representando al PT, dice -y tiene toda la razón- que dicha iniciativa es contradictoria.

Gerardo sostiene -y tiene mi voto de confianza- que tal desfiguro chocaría con el compromiso de AMLO de retirar al ejército de sus funciones de seguridad pública, a más tardar en el 2024.

Mi percepción es que al pretender hacer esto para impedir la corrupción hacia el interior de la Guardia Nacional, es como convertir al ejército en una guardería.

Así de chiquitos ve AMLO a los mexicanos y para amolarla de acabar, a los ya de por si muy sobajados, vilipendiados y enojados militares, a quienes hoy por hoy se les tiene prohibido mostrar su fuerza y sus armas contra los malosos, que se burlan de ellos merced a la campaña de “abrazos, no balazos” y más después de que el mismito presidente casi felicitó a los criminales por haberse portado bien en las elecciones… después de que 20 candidatos a alcaldes y legisladores fueron asesinados en sus campañas.

CAJÓN DE SASTRE

“Qué poca madre, de Guardia, a Guarida y luego a Guardería Nacional”, dice muy enojada la irreverente de mi Gaby, ya instalada en nuestra escala de un día para juntas en Charlotte, Carolina del Norte, sede de los cuarteles generales de Bank of AmericaTruist Financial, y del Wells Fargo, en nuestra ruta hacia Búfalo, NY.

FOTOS POR PLÁCIDO GARZA.

(Visited 360 times, 1 visits today)

About The Author

Plácido Garza Presidente del portal noticioso www.detona.com Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Creador de la primera plataforma de BigData en México. Escribe diariamente su columna IRREVERENTE para prensa y TV de medios nacionales y de otros países. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *