Ad banner
Ad banner

¿De qué tamaño y profusión es tu campaña política?

Irreverente

– Bueno, pues así es tu miedo de perder el 6/6.

Plácido Garza

Les platico: Larry Lunn quiso reelegirse como Mayor de Treasure Island, un acomodado suburbio de San Petersburgo, en Florida, pero perdió ante Tyler Payne en las elecciones del 9 de marzo pasado.

En diciembre que anduvimos por esos lares me tocó ver unos muy discretos anuncitos plantados en los jardines frontales de las casas cuyos propietarios le permitieron eso a Larry.

A lo mucho medían medio metro de ancho por uno de altura. En cinco cuadras había nomás dos de esos anuncios donde se promovía para ser reelecto.

Pero perdió, a pesar del CERO de publicidad o propaganda de su rival en las calles, sí CERO. No vi ni un solo anuncio y aún así, Tyler hoy es el Mayor de Treasure Island.

Ese hecho, ligado a lo que tristemente ocurre en México, me permite asegurar lo que dice el título de mi artículo.

Lo voy a escribir de una manera distinta:

El tamaño y la profusión de la propaganda de los políticos es directamente proporcional al miedo que tienen de perder las elecciones.

¿De todos? Sí, señor, como dijo la Madre Superiora del convento que fue asaltado por un ladrón que amenazó a voz en cuello: “me las voy a violar a todas”.

“¡No, señor, por favor, a la Madre Superiora no!”.

Y ahí, pellizco retorcido en brazo de por medio a la oficiosa novicia defensora de la dignidad de su jefa, ésta le dice: “Cállese, hermana, el señor dijo que a TODAS”.

Entonces, yo digo que mientras más miedo tienen los candidatos de perder las elecciones, más grandes son sus anuncios y más profusa es su propaganda.

Qué, ¿lo hacen porque la gente no los conoce?

Pues si es así, ¿qué fregados andan haciendo en éstas menesterosas y onerosas lides?

Qué, ¿lo hacen porque quieren dar a conocer así sus propuestas?

Ey, si no son propuestas, son alucinadas promesas que ni ellos mismos saben cómo diablos le van a hacer para cumplirlas.

EL UIF Y EL DIABLO SON LA MISMA COSA

Al margen de que el diablo de la UIF les caiga encima, cuchileada por el INE por la violación a los topes de campaña y al origen inexplicable de la lana que paga tanta propaganda en panorámicos, redes y conciertos musicales, desde este espacio les mando decir a los candidatos: acuérdense cómo terminó Joseph Goebbels, el papá de la propaganda política de los nazis.

Otra vez, TODOS los candidatos están operando las campañas políticas más agresivas de muchos años, como si el puesto más importante de su gabinete -en caso de ganar- vaya a ser el Secretario de Propaganda.

Con tal de “meterse” en la cabeza hueca de quienes van a votar por aquellos que andan buscando patas a las culebras, sonriéndole a medio mundo desde tanto méndigo panorámico.

Sus propuestas son tan convincentes como cuando la chava le dice a su apenas pretendiente, que está embarazada pero que no se preocupe, porque sigue siendo virgen.

Por favor, el jale de los “water room” -que no “war room”- que manejan sus campañas, tienen la misma crisis existencial que la de alguien de 90 años tratando de moverle al Facebook.

Sus mensajes son tan convincentes que provocan -cada vez que los escucho- que se me atrofie el píloro.

Y para amolarla de acabar, muchos de los analistas o asesores que mueven sus campañas -diciendo o callando- son en realidad porristas.

A mí me entusiasma y emociona tanto ver esos anuncios panorámicos, como recibir la cuenta en el “Pujol” de Polanco de Enrique Olvera, donde -como forma de pago- tienes efectivo, tarjeta o la hipoteca de la casa o el depa o la factura del carro.

En fin, ahí se las dejo, medítenlo y hagan lo que se les pegue su regalada y votada… gana.

CAJÓN DE SASTRE

“Provecho”, exclama la irreverente de mi Gaby.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Te puede interesar...

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *